Reforma curricular en las escuelas técnicas

El Consejo Federal de Educación viene debatiendo una serie de documentos referidos a la reforma curricular del sistema educativo. Desde el año 2006 se elaboraron los lineamientos para las reformas en las escuelas técnicas de todo el país. Esos acuerdos tomados en el ámbito nacional son las pautas mínimas que deben cumplir los planes de estudios de cada provincia y Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Las reformas en educación para que sean positivas, deben partir de las necesidades de la población estudiantil, del perfil del egresado que necesita la sociedad, y de las propuestas recogidas y pensadas junto al personal docente. Por supuesto que en este proceso puede haber contradicciones y obstáculos los cuales tienen que ser
superados en función del mejor marco teórico y teniendo como objetivo mejorar la formación de los alumnos y alumnas.
En estas semanas las 37 escuelas técnicas de la Ciudad de Buenos Aires y los profesorados específicos, están viviendo una situación de alarma institucional, dado que el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires puso en marcha una reforma curricular mediante la publicación en el Boletín Oficial de la CABA las resoluciones respectivas sin que haya habido un profundo debate en las escuelas.
A partir de la movilización de la comunidad educativa de las escuelas técnicas, y de las reuniones extraoficiales realizadas en la legislatura porteña, el gobierno de la ciudad aceptó abrir un proceso positivo de consulta hasta el 4 de agosto próximo.
El cuestionamiento que hacen los más experimentados docentes y autoridades de las escuelas técnicas, así como los Centros de estudiantes y delegados estudiantiles tiene que ver, entre otros más generales, con los siguientes puntos:
• Ausencia de debate de las propuestas de reforma curricular.
 • Reducción de la carga horaria de las materias técnicas, las cuales se reducen en un 14% aproximado.
• Reducción de las horas de dibujo técnico.
 • Ampliación de la carga horaria de historia, geografía, biología.
 • Ampliación de la carga horaria de arte.
 • Reemplazo arbitrario de denominaciones de materias sin el reconocimiento de los consejos profesionales respectivos
 • Eliminación de materias en las especialidades del ciclo superior las cuales habilitan para los títulos técnicos existentes en la actualidad
 • Desconocimiento de modalidades especificas con largo desarrollo en la ciudad de buenos aires, como los talleres y especialidades de las Escuelas Raggio, o las técnicas de administración de empresas.
 • Peligro de deshabilitacion del titulo de “Maestro mayor de obra” y otros habilitados para servicios técnicos y profesionales actualmente y de antigua data.
En lo que hace al contenido de las reformas tenemos la percepción de que los documentos del Consejo Federal de Educación plantean un esquema general a ser tenido en cuenta en todo el país. En las provincias donde fueron destruidas las escuelas técnicas, convirtiéndolas en las tristemente famosas “polimodales” de tres años de la ley federal de Educación posiblemente eleven la calidad técnica de su plan de estudios.
En la ciudad de Buenos Aires, donde la Ley Federal no se aplicó por la lucha de la comunidad y los gobiernos democráticos y progresistas de aquellos años, las escuelas técnicas se mantuvieron en pie, y representan un modelo educativo a ampliar y extender. Puede ser que el promedio nacional que se está propugnando, implique una reducción en la especialización que nuestras escuelas tienen desde hace décadas. En todo caso la propuesta nacional debe ser considerada como un piso y no como un techo para efectuar recortes.
Las propuestas del Consejo Federal de Educación deben ser debatidas como un piso de calidad educativa. Y se debe respetar las necesidades y propuestas de los docentes y de la comunidad. Es necesario prolongar los plazos de debate con el conjunto de las escuelas técnicas.
De todo esto hablamos con las autoridades de Currícula que finalmente nos han convocado a explicitar la propuesta y se comprometieron a analizar y a no generar traumatismos o impactos negativos en las reformas planteadas.
Ahora hay que debatir escuela por escuela y en reunión general del conjunto de las técnicas cuales son los cambios que sinceramente necesitamos. Dentro de las pautas generales que plantea la Nación, por el reconocimiento nacional de los títulos, tema que también defendemos con toda convicción.
En una propuesta educativa que no constituya un retroceso, sino que permita avanzar y ampliar nuestra educación técnica, pilar del modelo productivo e independiente del País y de la Nación que soñamos.

MARÍA ELENA NADDEO

No hay comentarios:

Ingrese su Email para recibir nuestra info:

Delivered by FeedBurner